Reseñas
La biblioteca de los libros rechazados
Mood Magazine
hace 3 semanas

Alejandra Inclán nació en Veracruz, Veracruz, México en 1977. Es escritora y licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Veracruzana.

 

 

 

Por Alejandra Inclán

¿A dónde van los manuscritos que nunca fueron aceptados en una editorial? ¿Tienen un lugar? En la novela de David Foenkinos si lo hay y es La biblioteca de los libros rechazados, en Crozon (Bretaña), un proyecto de un bibliotecario que hace la labor de recibir esas obras y conjuntarlas para darles un espacio, para que pueda acceder cualquiera a ellas.

La idea que quizás suena exótica, peculiar y estéril, tiene su encanto y terminan llegando varios libros. Pero ese no es tema central de esta novela, sino el manuscrito que ahí aparece ante una editora y un escritor que viene arrastrando un fracaso. Ambos son pareja y se entusiasman ante su descubrimiento: Las últimas horas de una historia de amor, novela escrita por un tal Henri Pick, fallecido dos años antes.

De ahí parte la intriga de la historia, pues las pesquisas para localizar a la familia del autor los llevan a un misterio, pues la viuda no tiene conocimiento de que su marido escribió un libro y nunca lo vio ni escribir ni leer. ¿En qué momento un pizzero escribía algo tan intenso a escondidas de su familia? ¿Por qué nunca les dijo ni enseñó el manuscrito? ¿Cómo es que Henri Pick decidió llevar su libro a La biblioteca de los libros rechazados? ¿Lo mandó a editoriales que lo rechazaron y escondió su fracaso a su familia?

Demasiadas interrogantes que no se aclaran del todo y con muchos personajes implicados: El autor (?) del libro, la viuda, su hija, la editora, el escritor fracasado, la heredera de La biblioteca de los libros rechazados y un crítico literario desempleado buscando su regreso a los periódicos. El desarrollo de cada uno va complementando la novela y nos van dando partes para ir deduciendo el cómo se gestó Las últimas horas de una historia de amor, y el que quizás sea el verdadero autor, porque aún con el éxito las teorías conspiratorias siguen poniendo en duda que un simple pizzero haya podido escribir esa obra maestra.

Al final nada es lo que parece. Al descifrar lo que realmente ocurrió nos puede llevar a la decepción, no del libro de David Foenkinos, sino de una situación suscitada en la historia y que nos hará odiar a algunos de los personajes.

Una novela con tintes de novela negra y con la audacia de tocar un tema sensible para quienes escribimos: el rechazo editorial y el posible éxito sólo después de haber muerto. Pero eso no es todo, también la desfachatez y la falta de ética están presentes.