Cine
Los adioses
Mood Magazine
hace 3 semanas

Los adioses, una película basada en la vida íntima de la escritora mexicana Rosario Castellanos

 

 

 

 

Por Alejandra Inclán

Los adioses es una película de Natalia Beristáin y que trata sobre la vida de la escritora mexicana Rosario Castellanos, autora de Balún Canan, El eterno femenino y otras obras destacadas. En la película se observa una leyenda dónde se explica que la película se basa, pero no es una biografía como tal, pues se ficcionaron varios sucesos narrados en ella.

Los adioses es una película femenina, sin embargo eso no evita que un hombre no pueda ver reflejada su propia situación, al tener en la trama el personaje de Ricardo, esposo de Rosario Castellanos.

La historia no cae en el reclamo feminista sin sentido tan recurrente en los últimos años, sino que en base a la representación de la vida cotidiana de la escritora, intercalada con frases tomadas de su libros, se va creando un discurso donde se cuestiona la situación de la mujer mexicana, la cual, al parecer aún hoy sigue sin terminar de cambiar en varios estratos sociales.

Causa gran interés ver retratada la vida de una intelectual, de la cual uno puede pensar que estará libre de ataduras y grilletes del machismo mexicano, y no. Al final las mujeres por muchos estudios que tengamos y libertades que hayamos obtenido, tenemos sentimientos y es por medio de ellos que las situaciones domesticas nos tocan y nos producen una fragilidad por estar en contextos donde impera una desigualdad.

Mucho se habla de estudios donde al parecer a los hombres les molesta la superioridad femenina en lo laboral o intelectual, por lo cual son con las que menos se llegan a  relacionar  o si lo hacen, no llegan a tolerar del todo que la mujer este por arriba de él en esos ámbitos. Es lo que pasa con Ricardo, donde todo el tiempo se queja de Rosario por estar trabajando y se siente incómodo por su falta de control.

La película es una lucha por su lugar (el de Rosario) más allá del simple papel de mujer, sino como persona, como profesional, como escritora.

Esta historia es un descubrimiento a mirar más allá de lo que está a nuestro alcance y luchar por nuestros ideales y así trascender como lo hizo Rosario, no sólo como escritora, sino como figura icónica de nuestro México.

Las actuaciones tienen gran fuerza para transmitir, sobre todo la de Karina Gidi (Rosario Castellanos adulta), quien junto con Daniel Giménez Cacho (Ricardo Guerra adulto), exponen el conflicto fuerte entre los dos, que es la libertad de Rosario y las infidelidades de Ricardo. En cambio, Tessa Ia (Rosario joven) y Pedro De Tavira (Ricardo joven), nos muestran el proceso de enamoramiento de ambos, la admiración mutua que se despertó y los primeros años de lucha de Rosario por tener un lugar en las filas estudiantiles y en la universidad.

La fotografía de Dariela Ludlow nos da atmosferas suaves, nada arriesgadas, pues el propósito es mostrar el conflicto interno desde las escenas, y no tanto con una fotografía dinámica; más bien la cámara observa y deja que las acciones hablen por sí mismas. El guion de María Renée Prudencio y Javier Peñaloza tiene gran consistencia, bien entrelazado con la historia de la Rosario joven y la adulta. Es breve, no da pie al desarrollo de una película larga, más bien justa, con los minutos suficientes para plantear el proceso que nos lleva a la escena final y que para quienes conocemos la vida de Rosario, puede llegar a tensar.

Los adioses, una película mexicana que hacía falta entre los temas tan recurrentes de comedia que parecen no querer variar.